Entradas

Las ondas invisibles de septiembre

Imagen
Todo sigue igual. Escucho la voz de Nick Drake diciendo: “Please give me a second grace, please give a second face…” y en ella creo ver reflejado el cielo. Me preocupa que haga tanto frío. Desde acá se ve el día desencajado, los planos nunca fueron lo mío ni los últimos ni los primeros. Las ondas invisibles de septiembre no avanzan ni retroceden. En las etapas REM del sueño insisto en buscar culpables y casi inmediatamente pido disculpas, tendré que dejar de escuchar tanto a Drake y Cohen. Siempre viví en San Justo, siempre que recuerdo. Mis amigos son, en general, de San Justo, mi familia vive, en general, en San Justo. Ahora mi cámara interna se queda con la cara de mi hermano como de unos 60 años, sonriente, inconscientemente feliz; que no quiere hablar en este momento. Se ven autos exageradamente impacientes pasando a gran velocidad por Camino de Cintura; uno rojo dobla sin ninguna precaución por Venezuela, el tipo del camión con garrafas y el chofer de la costera, que casi se lo llevan puesto, aturden a bocin…

Los 15 de Theo.

Imagen
Un día lluvioso despertaste para regar el suelo de sueños.
Y ahí estabas iluminando mi cielo, cielo del sur.
Y la magia de la brisa, la risa de las ramas más altas, la felicidad ansiada en las palmas de las manos. Un nuevo punto de vista, la ondulación de las células del tiempo, otra perspectiva emocional.
Y ahí estabas iluminando mi cielo, cielo del sur.
Y podrías haber sido tantas otras cosas: una puerta, un pilar, un amigo, un cuarto creciente. Debería decírtelo al oído: en sentido amplio, sin vos, la vida sería un error. Y ahí estás

Nos vamos

Imagen
Nos vamos. El abuelo de Thiago va a arreglar los pizarrones el fin de semana. Los mellizos tienen marcas en el cuello, hablen con el equipo. Para el acto del 17 ayuden a Noe. Actúan primero, tercero, quinto y la orquesta de la escuela. Les dejo mate cocido y dulce de leche que por fin donó el chino. Compré algo más de pan. Díganle a Ale y Rosana que las pelotas están en sala de maestros, para que no se pierdan. Entraron unos perros ayer, olieron y se fueron, sáquenlos, que no molesten. Cierren bien que la escuela tiene que estar abierta todos los días. No vimos todo, vimos mucho. No se consuelen con migajas. De vez en cuando pasaremos a verlos jugar en el patio, trabajando en los salones, compartiendo en el comedor. Fíjense que la comida alcance para todos y que ninguno pase frío. Quisiéramos estar con ustedes. Pero ahora nos vamos.

Junio

Imagen
No tuve tiempo, no busqué tiempo para hacerme con un ramo de flores baratas en la puerta del cementerio de Villegas, pero si para mezclar palabras y acomodarlas como quien guarda recuerdos en envases plásticos con tapa, rotulados y que por algún motivo borroso se entreveran para ingresar en una órbita absurda. Estos días que van (que quedan atrapados) entre el día del padre y el día en que antaño festejábamos tu cumpleaños suelen ser tan fríos como la lluvia de junio. A eso se debe esto, a la melancolía, a que ya no estás.
Vuelvo a remitir al misterio de un pueblo perdido, un lugar invisible anclado en la realidad, donde suele pasar nada. La Osa Mayor son tus premisas esa tradición oral artera de compacto entramado, con toda inocencia posible (interior y exterior). Como único anhelo un largo adiós dicho en voz baja.

¿A dónde van? - Silvio Rodriguez- Lucrecia Pinto/ Darío Sztajnszrajber

Imagen

Docentes comPROmetidos

Imagen
El proveedor del comedor escolar que aprovechando el descuido dejó 300 medallones de pollo en vez de 450 y lo discute a muerte.
El auxiliar y la preceptora que intentaron esconder 2 aire acondicionados de 20000 frigocalorías para llevárselos "cuando no haya nadie", los denuncié y pidieron cambio de escuela en cuanto pudieron.
El "compañero" que tiró viruta de acero en el locro que estaban preparando para recaudar fondos para el viaje de egresados de los chicos de 6to.
La profesora que dando cátedra explica "cuando hay paro les decís a tus alumnos que no hay clases, venís, no hacés un carajo y no te descuentan".
La ex presidenta de cooperadora que tiene cáncer, no tiene medios para costearse el tratamiento y el Pami le da mil vueltas.
La secretaria que dice mientras frunce la nariz "mi marido prefiere tirar lo que le queda en la panadería antes de darles a los vagos de mierda, se acostumbran y no te los sacás más de encima".
El matrimonio (ella …

Hagamos como los conejos - Alvy, Nacho Y Rubin

Imagen