Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

Odín

Imagen
Este cachorro (tiene 4 años) es uno de los pocos felinos que disfruta del agua. Vive en Vallejo, California y es la estrella de un espectáculo de grandes felinos.

Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Los ojos de Ramona

Imagen
Esta aventura familiar de lectura comenzó luego de leer “La nieta del Sr. Linh” de Philippe Claudel. Comencé a leerlo paralelamente a “El mundo como supermercado” del talentoso y ácido Michel Heuellebeq, entonces “La nieta…” me parecía escrito con una prosa simple y distante. Al atravesar la mitad del libro comenzó a entusiasmarme y el final me deslumbró; recién ahí comprendí porque había cosechado tantos elogios y premios. Entonces se lo recomendé a Kití, quien quedó encantada y se lo pasó a Ana, quien hizo lo mismo a Susana. Una tarde/noche estábamos en el Centro Familiar de Reuniones (la cocina de Ensenada 2020) comentando la historia en cuestión y le pregunté a Ramona si quería leer el libro, puesto que se mostraba interesada en las explicaciones de nuestras interpretaciones, y me dijo que no podía, que no hasta que vuelvan a operarla, porque ve como nublado. Algunos dicen que los nietos son “Los ojos de las abuelas”, por qué no aprovechar y que sus nietos sean literalmente sus o…

Tom Waits - Tarjeta de Navidad de una prostituta en Minneapolis

Imagen
Eh, Charlie, estoy embarazada,
y vivo en la calle 9,
justo arriba de una sucia librería
en la esquina con la avenida Euclid,
y dejé de drogarme,
y dejé de tomar whisky,
y el viejo toca el trombón,
y trabaja en la autopista.

Y dice que me quiere,
e incluso, pese a que no es su hijo,
dice que lo va a criar
como si fuera suyo.
Y me dio un anillo
que llevaba su madre,
y me lleva a bailar
todos los sábados por la noche.

Y eh, Charlie, pienso en vos
cada vez que paso por una estación de servicio,
por toda esa grasa
que solías tener en el pelo.
Y todavía tengo ese disco
de Little Anthony y the Imperials,
pero alguien me robó mi tocadiscos,
¿qué te parece eso?

Eh, Charly, casi me vuelvo loca
cuando a Mario lo agarraron,
así que me volví a Omaha
a vivir con mi gente,
pero todos los que conocía,
estaban o muertos o en la cárcel,
así que volví a Minneapolis
esta vez creo que me quedo.

Eh, Charlie, creo que soy feliz,
por primera vez desde mi accidente,
y ojala tuviera toda el dinero
que solíamos gastar en droga.
Me compraría un ne…